Samson yachting
Construcciones navales

Aventura en Bulgaria
1992-1997
  • Una vez finalizada la construcción de mi barco y en vista de la demanda que tenía para construir veleros de acero empecé a buscar donde construir, por lo menos los cascos, en Valencia encontré una caldedería llamada "Solexit"que pronto converti en astillero, en ella construí un 48 pies, pero los precios tanto aquí como en cualquier país de Europa eran muy altos y decidí buscar sitios mas baratos...., le hablé del proyecto a Martín, pionero de la náutica en Valencia, y se interesó por él, compramos revistas de náutica de toda Europa y en una de ellas aparecía un anuncio sobre construcción de veleros de acero en Bélgica, llamamos y tirando del hilo dimos con un tal Mariel Samsonov en Bulgaria....,, éste fue el principio de una gran aventura...., era finales de 1991
  • Portada y contraportada de los porta-planos de "Samson Yachting S.L"
  • Bulgaria tenía un retraso con respecto a España de unos 30 años, al igual que en el resto de países comunistas, era el final del régimen soviético y el país se dividía entre la vieja guardia y los liberales, cosas curiosas de la política, aquí los progresistas eran los de derechas ( llevaban barba, el pelo largo, escuchaban a los Beatles etc) y los conservadores los comunistas (pelo corto, militaristas, reaccionarios) aquello era demasiado para todo un "rojo" que era yo, pero una maravilla volver a vivir una epoca de cambio con la estética, las ilusiones y la música que teníamos en España en los años setenta, era como viajar al pasado, los coches (excepto los de la mafia) eran los Seat 124, allí llamados "Lada"y los mas humildes los "Moskovis"de cartón-piedra, los trenes eran los mismos que circulaban por España en los setenta y así todo..., éramos muy bien recibidos por todo el mundo menos por las autoridades, el país no estaba preparado para el libre comercio y aquello se convirtió en un auténtico calvario, la convivencia con los Búlgaros era mas difícil para ellos que para nosotros pues tenían prohibido alojar a "extranjeros" en su casa, (en todas las fincas había un espía que informaba al partido de todo el que entraba y salía), tampoco se podía hablar con ellos (si veían a una chica hablar con un extranjero en una cafetería se le podía acusar de ejercer la prostitución y era encerrada), para desplazarse de una ciudad a otra ¡necesitaban pasaporte!.
  • Los problemas empezaron a aparecer enseguida, ¡no habían empresas de transporte que fueran a Bulgaria!, alli solo hacíamos el casco y la carpintería, todo lo demás teníamos que llevarlo hasta "Sofía", palos, motores, escotillas etc..., Martín compró un Land Rover con mas 400000km y un remolque, él podía traer sus veleritos de Francia y ya teníamos "Empresa de transportes", otra cosa era atravesar los Balcanes en invierno con nieve hasta la rodilla y 20 º bajo cero, el primer viaje lo hice en pleno invierno con Carlos y Toni en una furgoneta alquilada (fotos de la furgoneta blanca) llevando los dos motores del "Siroco"y un montón de cosas más, Yugoslavia estaba en guerra y nos tocaba rodearla, bajábamos toda Italia hasta Brindisi donde embarcábamos y cruzábamos el Adriático hasta Igoumenitsa en Grecia, desde ahí atravesabámos todo el norte de Grecia hasta llegar a Bulgaria, el segundo viaje fue con Martín en primavera, con un remolque de caja (foto de la derecha), tendríamos que buscar un camino alternativo para transportar los mástiles, sería imposible atravesar los Balcanes por carreteras de segunda con semejante remolque y en invierno, teníamos que parar después de cada descenso y esperar a que los frenos dejasen de echar humo..., con hielo y el remolque largo nos despeñaríamos...,
  • El viaje con los mástiles, a la dercha, merece un comentario aparte, salimos de Valencia con un motor , un generador y varias cajas de material diverso, subimos hasta la "Rochelle", en Francia, para cargar los mástiles, botavaras y jarcias de tres barcos en "Z-Spars", fabricante de los mismos, el líquido de frenos goteaba y ya nos había dado más de un susto (sobre todo al que se veía venir encima al Land Rover), afortunadamente un trabajador de Z-Spars tenía uno y nos llevo hasta su mecánico, éste nos hizo una reparación de emergencia y nos advirtió que teníamos que cambiar la bomba, pero que si no íbamos muy lejos nos aguantaría, cuando le dijimos donde íbamos...., en Z-Spars hicieron venir a un fotografo para inmortalizar la carga y salida del Land Rover, nadie sabia como cargar todo aquello, no nos imginábamos que abultase tanto..., y pretendíamos atarlo con ¡cabos!, apareció la dueña de Z-Spars y se puso a dirigir la carga, envió a comprar cinchas con carraca y en poco tiempo estaba todo lo mejor que se podía tener, pasábamos los 16 metros de largo, anochecia pero no teníamos más remedio que salir, al poco de entrar en la autopista empezo a salir humo del salpicadero y nos quedamos sin luces, se había quemado el interuptor corta-larga, uní los cables de la corta y continuamos, vuelta a bajar toda Francia a 60km/hora, en Niza dormiriamos en casa de un familiar de Martín, sería la única noche que pasaríamos en una cama, la que organizamos por las calles de Niza no la cuento para no extenderme mucho......
......En las cuestas no hacíamos más de 20 km/h y así toda Italia hasta Brindisi, alli nos esperaba el casco antiguo de la ciudad que había que atravesar para llegar al puerto..., algún golpe dimos a los coches que estaban aparcados y alguien llamó a la policia que finalmente acompañada de algunos vecinos nos encontró en la cola para embarcar, al otro lado del Adriático había una guerra y un policía con vocación de Serlok-Holmes pensó que llevábamos lanza misiles..., tuvimos que destapar algun mástil..., al final nuestro seguro se hizo cargo de los desperfectos y pudimos embarcar..., sí, pero habia que meter el Land Rover marcha atrás en el barco..., los camioneros amablemente trataban de ayudarnos..., derecha...., no no izquierda..., finalmente el Land Rover y su remolque quedaron aparcados en la bodega del ferry.......
.....Esta vez desembarcamos en Patraxos, con semejante artefacto no podíamos atravesar Grecia por la montaña, teníamos que bordear todo el Peloponeso por la única autopista que había en Grecia, el viaje hasta Tesalónica se desarrolló sin incidencias, aparte del tiempo lluvioso y de que nos despistamos con las indicaciones y nos metimos hasta el centro de Atenas..., una vez pasada Tesalónica ya no te libras de la montaña y conforme íbamos subiendo empezamos a encontrar nieve..., y más nieve, que sería en Bulgaria, llegamos a la frontera de noche y Mariel que tenía que estar allí para explicar a los aduaneros que era todo aquello no estaba, esperamos y esperamos, como pudimos nos enteramos que el temporal de nieve había roto las líneas de teléfono, como no podíamos quedarnos en tierra de nadie cruzamos la frontera y a base de hacer dibujos de barquitos la policía nos dejó pasar ¡increible! delante de nosotros estaban haciendo descargar camiones enteros.....,
.....No nos atrevimos a continuar de noche y por las carreteras Búlgaras, por llamarlas de alguna manera, así que nos abrigamos bien, encedimos el camping-gas que llevábamos para cocinar y nos decidimos a pasar la noche dentro del Land Rover a 11º bajo cero, cerraron el único bar o algo parecido que había y nos quedamos nosotros, un taxi y una prostituta, solos en aquella inmensa explanada sin una sola luz, el paisaje me recordaba a la pelicula del "Doctor Zhivago"..., y sin querer nos convertimos en únicos testigos de un desagradable incidente entre la chica, el taxista y un grupo de mafiosos que apareció a bordo de lujosos BMW, tuvimos que apagar el campig-gas para no ser descubiertos y apenas nos atrevíamos a respirar para que el vao no nos delatase, afortunadamnete no pasó nada....con el amanecer continuamos camino hacia Sofía, sólo se podía circular con la tracción a las cuatro ruedas a 20 km/hora, el remolque derrapaba peligrosamente arrastrando con él al Land Rover, los autobuses y camiones estaban parados y cualquier intento de ponerse en circulación terminaba con un peligroso deslizamiento hacia la cuneta, ¡éramos los únicos que avanzábamos!, a 30 km de Sofia la bomba del líquido de frenos dejó definitivamente de funcionar, Martín y su hijo se quedaron en el Land Rover y yo llegué hasta Sofía en auto-stop, ¿un camión grua?, imposible hoy es Domingo por la tarde y como no hay nada que hacer ni a donde ir, la gente se queda en casa y bebe wodka hasta caerse..., y asi era, fuimos de puerta en puerta y no conseguimos encontrar ni un solo conductor sobrio, volví con Mariel hasta donde estaba el Land Rover e intentamos remolcarlo todo con el viejo Mercedes de Mariel, paraba dos veces al dia en la gasolinera a repostar... ¡aceite!, el invento no resultó y como nosotros estábamos casi congelados nos fuimos a Sofía con el Mercedes y allí se quedó Mariel guardando nuestro valioso cargamento, pero algo le hizo a la bomba y a última hora del dia llegaba a Sofía
  • El Alitán 53, a la derecha, la impresionante estructura formada por las cuadernas y longitudinales y más abajo, en la cuna de transporte, le esperaban 700km de carreteras infernales, hasta llegar al mar Negro, arriba, distintas fases de la construcción.
  • Abajo: El Alitan 37 sobre su armazon de ruedas para voltearlo e ir soldando, aun no teniamos un punte grua y el sistema amateur cumple su funcionperfectamente

 

 

 

 

Si quieres seguir viendo nuestras construcciones en Bulgaria haz "clik" aqui