EL
Construcción

 

 

El Simbad es un velero oceanico construido por nosotros, fruto de nuestra experiencia tras muchos años de navegar y vivir abordo. Con planos de Iñigo Echenique, construimos el casco en Tameca, una caldereria situada en Aviles, Asturias, corria el año 1989..., elegimos el acero por la solidez, estanqueidad, precio, facilidad de reparaciones y posibilidad de cambios en interiores, al ser la estructura del casco autosuficiente no hacen falta mamparos estructurales.




 

- Se puede observar la sujeccion de la orza dentro del casco.



- Operacion de volteado del casco, se construye boca abajo sobre todo para facilitar la soldadura, una vez finalizada esta se le da la vuelta y se empieza con la cubierta.
- Arriba vemos todo lo necesario para el chorreado con silice de 2,5 mm, compresor, arena etc.. es la operacion mas desagradable y la mas importante, de ella dependera la longevidad de nuestro barco, nosotros elegimos el galvanizado en frio "Meta-Grip" de los astilleros "Meta" constructores entre otros del legendario "Joshua" de Bernard Moitessier .

- Debajo, ya esta terminado por fuera aunque pasaran varios meses y una ayuda con acido fosforico para que el ph se quede neutro, estamos chorreando el interior, esto no es tan necesario pero es mejor hacerlo, el problema es que se chorrea parcticamente a ciegas y luego hay que sacar la arena ypintar la superficie chorreada antes de llegar al punto de rocio.
- Arriba, Rosario dando capas de "Meta-Grip" cinco bajo flotacion y tres en el resto con lijado entre capas hasta dejarlo brillante como el inoxidable y se tenia que hacer con abrasivos que no dejaran restos de metal.

- En el interior le dimos un tratamiento a base de zinc epoxi y un terminado con polyuretano blanco, para ver mejor posibles oxidaciones, por el embudo conectado a un pasa cascos sacabamos la arena al exterior.
- A la izquierda vemos la imprimacion que tiene que enlazar el "Meta-Grip" con la pintura de acabado, generalmente un polyuretano, elegimos un epoxi de Internacional.
- Llega la final, se elige color y decoracion... pero los problemas no terminan, hay que sacar la linea de flotacion y una horizontal para las franjas decorativas... no es facil.
- Es muy importante soldar platinas a los longitudinales donde los mamparos no coincidan con cuadernas, foto del centro, asi como preformar el suelo con perfiles de acero en "L" facilita la construccion y queda mucho mas solido, en la foto de la derecha se pueden observar los tubos donde iran roscados los grifos de fondo, esto facilita el cambio de los mismos con el barco en el agua ya que quedan por encima de la flotacion.
- Optamos por el poliespan de alta densidad para el asilamiento termico, la otra opcion era la espuma pero esta impedia el poder controlar el estado de la chapa, la oxidacion mas peligrosa es la que se produce de dentro hacia afuera ya que cuando se ve es tarde, aunque con el acero la reparacion siempre es facil, cortar y soldar una nueva chapa y como nuevo, pero mejor que no se tenga que llegar a ello. En la foto de la derecha se pueden ver las placas ajustadas entre los longitudinales del techo

- Empleamos tablero marino WP chapado con Iroko de seis decimas y para las molduras Iroko macizo, si eran poca cantidad las haciamos nosotros, foto de la izquierda, cuando se trataba de varios metros acudiamos a una serreria.
- Por nuestra profesion nos convertimos en armadores de barcos que no nos gustan pero que el mercado exige y hasta el momento no hemos tenido nada mas comodo, mas rapido si, claro esta, pero nada mas.

- Despues de catorce meses estaba terminado... o eso creiamos, aun quedaba mucho y muchos mas cambios que iriamos haciendo con el tiempo, una mas de las muchas ventajas de los barcos de acero es que puedes cambiar los interiores a voluntad ,no hay nada estructural, estas fotos se tomaron en Agosto del 91 y hoy, 2007, seguimos encantados de tener este barco y cuando pensamos en cambiar solo contemplamos la posibilidad de volver a construirlo nosotros.


- Estos eran los alrededores de la caldereria en Asturias, aqui veniamos a comer y a descansar al medio dia.. si no llovia. Rosario y un servidor, a los que no se le ocurrieron nada mejor por aquel entonces que hacerse un barco, debajo los ayudantes sacando arena...